23Julio2021

head-fotos

Written by  Ileana Rojas Romero

¿Amazonía en conflicto?: centrales hidroeléctricas. Cuando la diferencia no es excusa para dialogar

Partimos del contexto del Acuerdo Energético celebrado entre Perú y Brasil en el 2010 para definir sus relaciones en materia energética de los próximos cincuenta años. Para la ejecución de este tratado internacional se ha previsto la construcción de varias centrales hidroeléctricas en la Amazonía peruana y una de ellas es el megaproyecto Pakitzapango. Para su construcción, se necesitaría inundar territorio asháninka y alterar el curso normal del río Ene.

En el presente caso, el conflicto radica principalmente en los intereses contrapuestos de las comunidades asháninkas susceptibles de ser afectadas con el megaproyecto, pues serían desplazadas y se afectaría su existencia como pueblo, y del Estado peruano de llevar a cabo el mismo, lo cual responde a su acelerada política de inversiones y de promoción de actividades energéticas.

Más precisamente, los versus implicados en la futura construcción de centrales hidroeléctricas en virtud del acuerdo energético son los siguientes: la manera de concebir el desarrollo, el significado que tienen los recursos naturales y el suelo para cada actor, los impactos que generaría la construcción de las hidroeléctricas en la Amazonía peruana y quién tendría la “última palabra” en la ejecución de los megaproyectos hidroeléctricos, es decir, el versus entre la soberanía estatal peruana y el consentimiento asháninka. Finalmente, y luego de analizar el conflicto desde una perspectiva de los versus o aspectos en conflicto, se realiza la pregunta de qué hacer con los mismos.

Para ello, se regresa al análisis del Acuerdo Energético en sí mismo y al cuestionamiento de su viabilidad en nuestro país. Del mismo modo, nos enfocamos en los retos y enseñanzas que esta experiencia ofrece al Perú, fijando la mirada en la necesidad de lograr un diálogo intercultural. Este diálogo se perfilaría como la mejor alternativa para evitar que los versus generen la violencia que terminaría por destruir toda posibilidad de mejorar las relaciones entre el Estado peruano y los pueblos indígenas.